In abril 3, 2017
181 Vistas
Foto: Las turbinas, que pueden extraer agua a gran profundidad sin usar combustibles convencionales, se adicionan a paneles solares/ granma.cu

Foto: Las turbinas, que pueden extraer agua a gran profundidad sin usar combustibles convencionales, se adicionan a paneles solares/ granma.cu

Cuba, 03 de abril de 2017 (Prensa Bohemia).- El uso de nuevas fuentes de energía en la agricultura cubana tiene su representación en Villa Clara con la instalación este año de 86 turbinas adicionadas a paneles solares, que pueden extraer agua a gran profundidad sin usar combustibles convencionales.

Fausto Vega, funcionario del Ministerio de la Agricultura (MINAG), explicó que estas bombas se ubican en sitios donde no llega la energía eléctrica y existen reservas subterráneas del líquido.

Añadió que esta labor está contemplada dentro del programa cubano para mitigar los dañinos efectos de la sequía que ya se aprecian en toda la Isla.

Refirió que en la provincia hay instalados mil molinos de viento, de ellos 64 en las áreas de la empresa pecuaria La Vitrina, la de mayor masa ganadera del territorio, experiencia que se generaliza poco a poco para aprovechar la energía eólica en la extracción de agua.

Con el empleo de estas y otras variantes, los pecuarios aseguran los recursos vitales del ganado a la vez que reducen la contaminación y el uso de carburantes tradicionales con altos precios en el mercado internacional, aseveró.

Betzi Arrojo, funcionaria de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP) en Villa Clara, dijo que el territorio sobresale entre los demás del país por el empleo de fuentes renovables.

Refirió que en las cooperativas existen más de 170 molinos de viento, además de 20 paneles solares fotovoltaicos empleados en el alumbrado exterior y para abastecer los sistemas de regadíos.

La dirigente campesina recordó que desde hace más de un quinquenio mantienen un sostenido trabajo de instrucción y capacitación de los ganaderos acerca de la instalación en sus fincas de plantas especializadas en procesar las excretas de los animales.

Esta labor muestra sus frutos con la puesta en marcha de cerca de 200 biodigestores tubulares, fundamentalmente en los sitios donde se mantiene la cría intensiva de cerdos, acotó.

Explicó que como subproducto del procesamiento de los residuales orgánicos de los animales queda un gas muy útil para la cocción de alimentos e incluso el alumbrado de las fincas y corrales, el cual tiene alta aceptación entre los campesinos, quienes lo emplean hasta en sus casas y reducen sus gastos.

La sustitución de las fuentes convencionales por las renovables incluye la fabricación de ladrillos de biomasa vegetal utilizados con alta eficiencia en las cocinas rústicas.

De esta forma sustituyen la leña que se obtiene del corte constante de árboles y contribuyen a disminuir la deforestación, agregó.